¿Cómo elegimos nuestros destinos? Los mejores trucos

Si estás pensando en hacer un viaje aquí encontrarás todo lo que debes saber para prepararlo lo mejor posible

Casi todos nuestros viajes comienzan cuando conseguimos reunir unos días de vacaciones y empezamos a plantearnos a dónde ir. Este es uno de los momentos más especiales a la par que difíciles para nosotros, y es que se nos abre un mundo de posibilidades y es complicado saber por dónde empezar.

Nuestro truco es siempre ser prácticos, primero cogemos los vuelos en función del precio, es decir, no solemos obcecarnos con «quiero ir a Chile» si los vuelos a Chile están caros. El precio es un factor fundamental para nosotros. Si encontramos un vuelo a Malasia por 400€, mientras que a Chile nos cuesta 1000€, claramente dejaremos Chile para otra ocasión.

El segundo factor fundamental es el clima. Quitando excepciones insalvables, a nadie le gusta viajar a un sitio donde se vaya a morir de calor, o donde vaya a estar lloviendo todo el día. Para acotar a qué zonas o países es mejor viajar nosotros solemos utilizar la herramienta https://www.thebesttimetovisit.com/. Esta web te ofrece información sobre los mejores destinos según temperaturas y lluvias, y puedes buscar por mes, estación del año, país e incluso combinando diferentes factores. Si tienes claro que quieres ir a Japón también puedes googlear «mejor época para visitar Japón». Es bastante sencillo.

Continuando con el clima, algo a tener en cuenta es que los destinos suelen ser más caros en temporada alta, así que si decidís viajar cuando no va nadie podréis ahorrar bastante dinero. Esto es un tema complejo y muy personal, por ejemplo, nosotros no nos iríamos a un destino de playa en el Mediterráneo en pleno diciembre, pero si que fuimos a Sudáfrica en temporada baja y los disfrutamos muchísimo ahorrando un montón.

El tercer y último factor que utilizamos para elegir el destino también tiene que ver con los vuelos. ¿Cuánto tardo en llegar? ¿Es directo o tiene 2 escalas? ¿A qué hora sale el vuelo? Parece una tontería pero es importante y es algo que tiene mucha relevancia en el precio. Por ejemplo, la primera vez que nosotros fuimos a París cogimos un vuelo muy barato con Ryanair que llegaba allí por la noche. El problema fue que al llegar tarde habíamos perdido todo el día y teníamos que pagar una noche de hotel extra, lo que acababa encareciendo el coste del viaje. Además, el Aeropuerto de Beauvais (donde opera Ryanair en París) está a 75km de la ciudad y solo había un autobús que nos costó 16,9€ por persona y trayecto. A la vuelta nos pasó lo mismo, un vuelo muy temprano, otra noche de hotel pagada por un día perdido y otro autobús infernal y carísimo. Es decir, probablemente nos habría salido mejor la jugada gastando más en un vuelo con otra compañía que operase en el Aeropuerto de París-Charles de Gaulle y que nos ofreciese horarios mejores.

Para buscar los vuelos tienes muchísimos buscadores diferentes en internet. Nosotros los que más utilizamos son Google Flights, Momondo y Skyscanner. Algunos de los filtros más interesantes son la hora de salida, hora de llegada y duración del viaje, lo que te permite buscar vuelos de tal manera que aproveches tus días libres al máximo (por ejemplo, salir un viernes justo después de trabajar y que el vuelo no dure más de 10 horas). Otras opciones interesantes son las de seleccionar viajar a cualquier lugar poniendo las fechas que mejor te vienen o la de poder ver qué días del mes es más económico viajar. Úsalas y te ahorrarás dinero.

Todo este proceso parece sencillo, pero no lo es. A nosotros nos lleva mucho tiempo y es una de las fases más bonitas a la par que frustrantes de preparar nuestra próxima aventura. Coordinar el clima del lugar, con unos vuelos baratos, cortos y que te permitan aprovechar tu tiempo al máximo; y añadirle a eso que el destino final sea un lugar atractivo y que encaje con el tipo de viaje que queremos hacer puede llegar a ser una tarea compleja y que nos lleve mucho tiempo.

Una vez tenemos localizado algún destino que nos encaja, también es importante ver qué cosas se pueden hacer allí, qué itinerarios podemos seguir, cómo es el coste de vida allí, la movilidad y la seguridad. También es importante saber si necesitamos visado y vacunas, y si tenemos el tiempo suficiente para prepararlo todo.

Cuando lo tengamos claro, ahora si y no antes, es el momento de comprar el vuelo. Nuestra recomendación es que siempre que podáis lo compréis directamente con la aerolínea. Utilizar los comparadores de precio es súper útil para saber qué vuelo nos viene mejor y qué compañía lo ofrece, pero una vez lo tengamos claro es preferible comparar el precio en la web oficial de la aerolínea en cuestión. Muchas veces cuesta lo mismo o más barato y nos dará la seguridad de que cualquier problema que tengamos con el vuelo podremos gestionarlo directamente con ellos sin intermediarios que solo van a suponer trabas y problemas.

El siguiente punto fundamental para preparar el viaje es el itinerario a seguir, sobre todo si pretendes moverte por el país de destino (algo que siempre recomendamos). Para ello lo mejor es googlear y seguro que encontrarás muchísimos blogs y vídeos estupendos dándote opciones, contándote experiencias y recomendaciones. Nuestro consejo es que no te quedes con lo primero que veas, hazte un documento en el que ir apuntando las cosas que más te llamen la atención e investiga las páginas web oficiales de los lugares que quieras visitar, así como las empresas locales que puedan ofrecerte excursiones y servicios. Es un trabajo costoso, seguro que te surgen muchas dudas y que todo te apetece, pero si lo preparas bien verás que merece la pena.

El que mucho abarca, poco aprieta. Es decir, no intentes ver un país entero en 15 días. Es imposible. Quédate con las cosas que más te apetezcan, es un error pasarte medio viaje metido en un coche o cogiendo aviones, trenes y autobuses. Muévete, pero que sea equilibrado, intenta no pasar menos de 2-3 noches por cada sitio que visites o acabarás agotado, desperdiciando tu tiempo y con la sensación de no haberle sacado partido a los sitios que has visitado.

En el momento en que tengas claro qué sitios quieres conocer es cuando debes reservar tu alojamiento. Si lo coges con cancelación gratuita siempre podrás tener flexibilidad para hacer cambios; aunque cuidado porque esto a veces incrementa el precio. Nosotros, como casi todo hijo de vecino, utilizamos booking.com, es un sistema fantástico para comparar, pero al igual que los vuelos cuando encuentres un hotel que te guste busca su página web oficial y mira a ver cuánto te sale contratarlo con ellos. A veces será más caro, pero otras veces te costará lo mismo o incluso más barato porque suelen tener ofertas. Si encima es un alojamiento modesto les ayudarás mucho si evitas a booking porque la plataforma les cobra bastante comisión.

Vuelos, itinerario, hoteles… nos falta contemplar la movilidad. Nosotros preferiblemente alquilamos coche allá donde vamos (aunque también depende del destino). El coche te da total libertad para ir a tu ritmo e improvisar un poco. En internet tienes muchísimos comparadores y compañías que operan en casi todos los países. En general recomendamos que te vayas a lo más barato a no ser que vayas a meterte por lugares excesivamente complicados.

Si vas a hacer alguna excursión o visitar algún sitio también es buen momento para dejar las cosas contratadas o las entradas compradas (no olvides apuntar los horarios en tu itinerario), y si estás pensando en contratar un seguro de viajes también puedes dejarlo ya reservado. Nosotros solemos viajar con IATI porque tiene bastantes opciones de seguros pensados específicamente para los distintos tipos de viaje (básico, mochilero, familia, camper…).

Ya tienes lo más urgente, pero antes de viajar no olvides hacer una lista de cosas que necesites llevarte, comprar algo si es que es necesario, mirar qué moneda utilizan en tu destino y el tipo de cambio, que clase de enchufes hay allí y si vas a tener datos incluidos en tu tarifa o si es mejor contratar allí una tarjeta SIM cuando llegues.

Hasta aquí nuestros consejos para que tu viaje sea lo mejor posible y disfrutes al máximo. Si planificas bien te ahorrarás dinero y tendrás una experiencia más completa. ¿Y tú? ¿Tienes algún otro truco o consejo? ¡Os leemos en los comentarios!

0 Comments

Leave a Comment