Memorias de Sudáfrica: 3. Parque Kruger

Parque Kruger – Skukuza (5-7 abril)

Dejamos atrás la reserva de animales Kapama y nos disponemos a recorrer el Parque Kruger. Nosotros somos bastante aventureros así que no queríamos quedarnos solo con la experiencia de la reserva privada y su comodidad y lujo, por lo que decidimos pasar un día recorriendo el parque nacional más famoso y grande del país.

El Kruger es uno de los mejores parques de África, uno de los más cuidados y con mayor fauna del continente. En él tendrás la posibilidad de avistar los Big Five (elefante, rinoceronte, león, búfalo y leopardo) en absoluta libertad.

Para contaros nuestra aventura por el parque Kruger voy a ir intercalando la información que a mi me hubiera gustado tener antes de ir, algunos datos de interés y nuestras hazañas por este increíble lugar.

La primera duda que tuvimos a la hora de planificar nuestra visita a esta zona del país fue decidir si ir a una reserva privada, a la parte pública o a ambas. Para tener una experiencia más completa, nosotros decidimos alojarnos en ambos lugares así que espero que leer este artículo os ayude a decidir dónde queréis ir vosotros. 

El 90% de la superficie del parque es pública, pero hay siete reservas privadas que colindan con el parque Kruger. En teoría los animales pueden pasar de una zona a otra con total libertad, así que deberías poder ver toda clase de animales vayas donde vayas. Esto no es del todo cierto porque el número y tipo de animales de cada reserva dependerá del tamaño de esta, en qué zona del parque esté situada y otros muchos factores. Así, podrás ver reservas con una gran población de leones, pero muy pocos rinocerontes, y otras en la que funcione al revés. Sí es cierto que en las reservas privadas, por norma general (nosotros solo hemos estado en Kapama) tienen coches 4×4 muy potentes en los que van pocos pasajeros (luego contaré como funciona en el Kruger) y pueden recorrer la superficie de la reserva metiéndose por donde quieren. Además hay un guía por cada pocas personas y saben como buscar los animales, donde suelen estar y se suelen comunican entre ellos por radio y así, si uno de ellos encuentra algún animal, se lo puede comunicar al resto. Todo esto suena muy bien y es verdad que la experiencia de hacer un safari de este tipo es muy divertida, emocionante y bonita, pero he de decir que esto no significa que vayas a ver más animales. También hay que tener en cuenta el precio, ya que alojarse en una reserva privada resulta bastante más caro (lo mínimo que se puede pagar por este tipo de alojamiento son 250€ por persona y noche con pensión completa y dos safaris). Ya depende de cada uno decidir si lo que quiere es ver animales y el resto le importa menos, o también está buscando lujo, comodidad, y la experiencia de safari de película. Ambas son increíbles.

En cuanto al alojamiento, en en Kruger hay multitud de campamentos, todos conectados entre sí y con distintas opciones para dormir dependiendo del presupuesto. Puedes encontrar desde lugares donde poner tu tienda de campaña, tiendas ya montadas donde dormir con más gente, bungalows, bungalows más premium… todo es buscar. 

Precios aproximados por noche para dos personas en Skukuza (parte pública)

  • 22€ en tu propia tienda de campaña
  • 43€ en una tienda de campaña de allí
  • 65€ en un bungalow

Introducción hecha. ¡Ahora os contamos nuestra experiencia!

Nosotros salimos de la reserva en la que estábamos a las diez y media de la mañana y pretendíamos hacer el safari de las cuatro y media en el Kruger. ¡Craso error! La carretera que llega al parque está realmente bien pero hay que ir despacio y una vez dentro se tarda mucho en llegar a cualquier parte, hay que ir realmente muy despacio.

Nosotros entramos al parque por la puerta de Orpen, hay muchas alrededor de todo el parque. Tuvimos que entrar en la recepción, hacer cola y pagar. Condujimos un poco más y… ¡Dentro!. En cuanto pasamos la puerta de entrada al parque comenzamos a ver animales, muchos animales: babuinos, búfalos, elefantes, un jacal, jabalíes, cebras, jirafas, muchas aves… una maravilla.

Dato importante: Pasar el día en el parque tiene una tasa de 264 rand (19 euros) por día. Una opción es sacarse la WILD CARD que da acceso a todos los parques nacionales por 66€ al año (dos personas). Nosotros no nos la sacamos y si vas a recorrer varios parque nacionales deberías comprarla, acaba compensando. La parte más interesante del Kruger es de la mitad para abajo, así que lo mejor es entrar al parque por el centro en Phalaborwa o por el sur vía Malelane o Crocodile Bridge.

Dato importante: El parque está lleno de carreteras asfaltadas con explanadas a los lados llenas de animales y puedes recorrer todo el parque con tu propio coche. Los animales se ven fenomenal. Aunque a veces se pueden aglutinar varios coches para ver a un mismo animal.

Cuando entramos en el parque ya era la hora de comer así que fuimos al campamento más cercano a comer: Satara y comimos unas costillas muy ricas, alitas no tan ricas y cervezas kudu que estaban de maravilla. En total fueron 380 rands. Un sitio muy recomendable.

Es genial recorrer el parque con tu coche y parar a ver los animales. Nosotros nos emocionábamos muchísimo cada vez que veíamos un elefante o un monito trepando un árbol. Es otra manera de vivir el safari. Es cierto que no se está tan cerca de ellos como lo puedes estar si haces un safari al modo “tradicional” como los de las reservas, pero aún así se ven muy bien. Nos impresionó la cantidad de especies distintas que había y lo fácil que era verlos. Había grupos gigantes de búfalos, pudimos ver un oryx que es una especie de antílope difícil de ver, muchísimos elefantes…. leones en medio de la carretera… ¡Bueno, bonito y barato!

Elegimos alojarnos en Skukuza que es el campamento más grande del parque y el más famoso. Como hemos dicho, se tarda mucho en llegar a todas partes así que no pudimos hacer el safari de la tarde.

Skukuza es muy grande y es fácil perderse un poco. Las habitaciones son cabañas muy monas y muy básicas, pero que cuentan con todo lo necesario: con un buen ventilador, nevera y una barbacoa fuera de la cabaña.

Si os alojáis aquí tenéis que saber que el restaurante cierra a las siete, por lo que no os quedará más remedio que comprar en la tienda o traer comida de donde vengáis. En la tienda venden muchas cosas, pero sobretodo carne y cosas para la barbacoa o que necesitan ser cocinadas. Tenedlo en cuenta.

Pasamos una agradable noche y a la mañana siguiente teníamos contratado el safari de las 5:30.

Dato importante: puedes recorrer el parque con tu coche o contratar un safari. El safari aquí consiste en ir en un 4×4-autobús sin ventanas con muchas personas por los mismos caminos por los que puedes ir tú con tu coche. Si el coche se llena mucho es posible hasta que te cueste ver los animales. Va parando cuando hay algo en medio de la carretera y si hay coches que han llegado antes, el 4×4 no se puede acercar mucho. Lo único bueno es que el guía se conoce el parque y no le importa “perderse” por ahí, pero si tienes GPS puedes hacerlo tú mismo. Precio: 30 euros por persona.

Nuestro safari fue un poco decepcionante. Tardamos muchísimo en salir, nos hicieron cambiar de coche, el guía era muy majo, pero no un hacha buscando animales, y lo cierto es que no vimos más animales que con nuestro coche.

Después del safari desayunamos por 69 rands en Skukuza, en el el mejor restaurante del Kruger, Cattle Baron Skukuza, que estaba muy bien y tenía vistas muy bonitas. Tras el desayuno cogimos nuestro coche y pusimos rumbo al Sur para visitar un curioso país Esuatini (Suazilandia). No os perdáis el próximo artículo…

Continúa leyendo nuestras aventuras en Sudáfrica en el siguiente artículo… ¡Nos vamos a Esuatini!

Recomendaciones y conclusiones del Parque Kruger:

  • – Es una maravilla, visitadlo.
  • – Es muy grande, se tarda en llegar a los sitios y acabas cansado, así que yo os recomiendo estar mínimo dos noches y mucho mejor si son tres. Si no lo vais a complementar con una reserva privada lo mejor es que dediquéis al menos 4 noches.
  • – Cambiar de campamento puede ser buena idea para abarcar más terreno del parque y poder ver más animales.
  • – Poder recorrer el parque con tu propio coche te da mucha libertad y es muy agradable. Si tenéis tiempo y ganas de ver animales yo no os recomendaría contratar safaris.
  • – Los restaurantes cierran muy temprano así tenedlo en cuenta y planificaos.
  • – Llevad prismáticos. Son muy útiles
  • – Es muy difícil ver el leopardo, da igual cuando vayas.
  • – Los alojamientos se agotan con bastante facilidad así que es recomendable reservar con tiempo. La reserva en todos los campamentos de la parte pública se hace a través de la web de South African National Parks
  • – El campamento de Skukuza es muy recomendable. No probamos otro pero ese nos gustó mucho.

0 Comments

Leave a Comment